Ante el 70º aniversario de la R.P.China Parte 1 Recuerdos y anécdotas

Creo que los 70 años de la fundación de la República Popular China se merecen por lo menos dos entradas en estas «Reflexiones Orientales»

La primera, de hoy, la dedicaré a recordar mis anteriores Fiestas Nacionales, y la segunda será una reflexión sobre este aniversario tan importante.

Una vez pasado el Festival de Mediados de Otoño, con sus famosos pasteles de la luna, todo el país, y en especial Beijing se preparan para festejar su fiesta nacional, que este año tiene un significado especial porque aparte de los 70 años, el número 7 es muy bueno en este país.

Las medidas de seguridad en la capital china estos días son extremas, y a medida que se acerque el 1º de Octubre lo serán aún más, lo cual lamentablemente crea muchos problemas para la vida, el trabajo, el desplazamiento de la gente. Hasta las pequeñas tiendas han sido obligadas a cerrar sus puertas.

La primera vez que junto con parte de mi familia pasé un 1ª de Octubre en China fue en el año 1975, menos de tres meses de haber llegado al país.

Reconozco que lo que viví ese día me decepcionó. Es verdad que no esperaba ver los grandes desfiles de los años más agitados de la Revolución Cultural (entre 1966 y 1968), ni un desfile militar, pero no sé por qué me esperaba un desfile de masas. Ingenuo de mí, ya que el Presidente Mao hacía tiempo que no participaba en actos público, y sería imposible un desfile sin la presencia del fundador de la República Popular.

La «celebración» consistió en visitas a los parques de la ciudad, especialmente decorados para la ocasión, con muchos espectáculos artísticos.

Me alegré mucho al ver por la ciudad faroles rojos y carteles con los caracteres 十.一 («primero de octubre»; en China se dice primero el mes, y los meses no tienen nombres; enero es el mes número uno, y así hasta llegar al número doce que es diciembre). Y me alegré porque a pesar de lo sencillo que era, podía distinguir la cruz, que representaba el 10 (en este caso el mes diez), y el palito que representaba el uno.

Como habíamos llegado en pleno verano, siempre había visto a la policía con camisas blandas; pero ese día todos aparecieron vestidos de azul y con chaqueta como para marcar el comienzo oficial del otoño.

Lo que más me llamó la atención fue cuando llegamos a la Plaza de Tian’anmen. Aparte de grandes carteles con las imágenes de Marx y Engels, en la esquina del Este, y Lenin y Stalin, en el Oeste, fue ver una imagen del mismo tamaño en el centro de la plaza, de un señor con rasgos chinos y la mal llamada «chaqueta Mao».

¿Y esa persona quién es? pregunté al intérprete que nos acompañaba. «El señor Sun Yat-sen». Era la primera vez que escuchaba de un intérprete la palabra «señor». Yo tenía apenas 17 años, pero pensaba que después de tanto tiempo leyendo en la librería de mi padre cosas sobre China, ya era un «experto»….hasta que esa figura me rompió todos los esquemas.

Vamos a ver, me dije. Muy bien, este señor fue el responsable de la Revolución Republicana de 1911 que terminó con miles de años de emperadores. Pero al mismo tiempo fue el fundador del Kuomintang, partido que, tras la muerte de Sun Yat-sen en 1925, pasó a ser encabezado por Chiang Kai-shek, responsable en 1927 de una gran matanza de comunistas en Shanghai; y líder de las tropas que entre 1945 y 1949 se enfrentaron en una guerra civil con el Partido Comunista y que precisamente al ser derrocados es cuando se funda la República Popular cuyos 26 años estábamos celebrando ese día. Y la foto del fundador de ese Partido va y aparece de repente en el centro de la Plaza.

Fue una de las primeras lecciones que, hasta el día de hoy, me enseñaron lo difícil que es entender a China, y tuve que leer mucho para enterarme. Por cierto, ¿estará el retrato de Sun Yat-sen este Primero de Octubre?—–

Nuestros primeros años en China fueron más o menos así. Muchas veces, a finales de septiembre había Sesiones o Congresos del Partido, algo que entonces se mantenía en secreto y que los espías y periodistas «descubrían» al ver las luces prendidas por la noche dentro del Gran Palacio del Pueblo y el movimiento de vehículos. La víspera del 1º de Octubre se anunciaban los éxitos alcanzados en esas reuniones. También la noche del 30 de septiembre tenía lugar el Banquete Estatal en el Palacio del Pueblo, con la asistencia de Embajadores y de los llamados «expertos extranjeros» -como mis padres, que trabajaban en organismos chinos. Nosotros, «los niños» no teníamos esos privilegios y disfrutábamos de nuestra «libertad» por unas horas con otros jóvenes en el Hotel de la Amistad.

Ya en 1984, trabajando en la agencia EFE, pude ver mi primer -y último- desfile militar, con motivo del XXXVº Aniversario, desde los asientos que había en el edificio de Tian’anmen. Los espías y agregados militares de los principales países estaban muy excitados mirando los tanques, carros de combate y otro armamento; codeándose, con prismáticos, y comentando qué parte de ese vehículo era por ejemplo israelí.

Fue una experiencia interesante….y ruidosa ya que yo vivía justo frente a la avenida principal y la noche anterior empezaron a entrar los tanques para esperar hasta el día siguiente, y el ruido era ensordecedor.

Aunque dejé de ser un «niño», por lo menos biológicamente, nunca pude asistir a un banquete en el Gran Palacio del Pueblo y me limitaba a ver los detalles por la televisión.

Ya en España -aunque soy uruguayo, razones profesionales y personales me llevaron a radicarme en Madrid (al igual de Beijing, una ciudad sin mar….)-y durante muchos años me invitaban a la celebración que hacía la Embajada China y otras asociaciones y organismos y era una buena oportunidad para encontrarse con viejos amigos, y hacer nuevos.

Desde hace tiempo, sin embargo, ya nadie me invita. No creo que esté en ninguna «lista negra» -aunque nunca se sabe- ya que en China salgo de vez en cuando en los medios, y participo en conferencias.

Por otro lado, y viendo el vaso medio lleno, como ya tengo una edad, el estar de pie un mínimo de dos horas me cansa mucho. Pero la verdad es que esta vez, el 70º aniversario, sí me hubiera gustado haber estado.

  2 comentarios para “Ante el 70º aniversario de la R.P.China Parte 1 Recuerdos y anécdotas

  1. Daniel
    22 septiembre, 2019 en 5:42 pm

    Emocionante
    Simple y complejamente emocionante
    Saludos desde Uruguay, hoy en La Paloma, Rocha

    • 5 octubre, 2019 en 7:09 pm

      Gracias Daniel por tu comentario y tus saludos desde ese hermoso lugar. Un abrazo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.